logo marques
logo-drivim

    5 trucos para alargar la vida de tu embrague

    El uso del embrague es lo más importante para alargarle la vida.

    Los hábitos de conducción se modernizan, aparecen nuevas tecnologías y además muchos conductores hemos dejado atrás el cambio manual por el cambio automático.

    Aun así, no podemos olvidar que el cambio manual y su obligado pedal izquierdo de embrague siguen siendo mayoría. El embrague es un componente de vital importancia en el funcionamiento de nuestro motor y es un elemento que si no se cuida un poco puede generar un costoso imprevisto.

    Por ello queremos facilitaros unos consejos sobre el embrague, sus usos y las manías a evitar para alargar su vida todo cuanto sea posible.

     

    ¿Cómo funciona un embrague y para qué sirve?

    La función del embrague es sumamente sencilla y tiene como único objetivo conectar y desconectar el motor y la caja de cambios cuando el conductor lo necesite. Hablamos entonces de un elemento cuya misión es sufrir para ofrecernos un trabajo más fácil y confortable.

    El embrague es un sistema que sirve para separar el motor de la caja de cambios.

     

     

    5 Trucos para alargar la vida de un embrague

     

    1. No pises el embrague mientras esperas

    Sabemos que es irritante estar esperando cuando hay largas colas, sobre todo, por el juego de “marcha y para” en el que nos podemos encontrar y no podemos evitar porque inconscientemente mantenemos el pie en el embrague con todas nuestras fuerzas.

    Pero si estamos en un semáforo o la caravana es considerable la cosa cambia con el embrague ¡Suéltalo! vuestro coche os lo agradecerá. Enciende tu radio y disfruta del paseo 🙂

     

     

    2. Embraga y desembraga de principio a fin

    En muchas ocasiones no llegamos hasta el final del embrague y forzamos el cambio de marcha e incluso “rascamos” esa marcha.

    Es importante acompañar a tu pie el recorrido del embrague de principio a fin y de manera delicada.

    ¡Embraga, pisa y suéltalo! Eso sí, siempre con suavidad.

     

    3. No aceleres mientras pisas el pedal de embrague

    Ten en cuenta que si aceleras a la vez que mantienes el embrague pisado notarás que tu coche no se va a mover ¡Nunca los pises a la vez! No estás en ninguna carrera así que ve soltando lentamente el pedal del embrague, pisa el acelerador y a disfrutar de la conducción.

     

     

    4. ¡Písalo o no lo pises!

    En cuestiones de embrague, no hay medias tintas. Cuando lo pises, hazlo con seguridad, cuando no, descansa tu pie en el reposapiés.

    Recuerda, si quieres cambiar de marcha o quieres subir rápidamente de una a otra ¡Pisa a fondo y cambia!

     

    5.Las cuestas pueden jugarte una mala pasada

    Es cierto que hoy en día los coches manuales tienen facilidades para el arranque en pendientes como el Hill Assist: Impide que el vehículo se vaya para atrás en una pendiente cuando se suelta el pedal del freno. Actúa en las pendientes superiores al 3% estabilizando el vehículo durante aproximadamente dos segundos.

    El conductor puede así pasar tranquilamente del pedal del freno al del acelerador. Contribuye de manera innegable a una conducción sin estrés puesto que el conductor no tiene que dosificar de manera precisa sus esfuerzos sobre los pedales de embrague y/o acelerador.

    Pero, ¿qué sucede si no tenemos esta ayuda? a todos nos pone nervios@s pensar que nos vamos a tener que parar justo en el medio de una cuesta y sobre todo si hay muchos coches en fila. Si te ha tocado, pon punto muerto, nada de pisar el embrague, ya que se desgastará más rápidamente y si quieres estar más seguro, pon el freno de mano.

    Lo más intuitivo es ir soltando el embrague hasta que llegamos al punto de fricción, momento en que soltaríamos rápidamente el pedal de freno para accionar el acelerador.

    No debemos acelerar demasiado, puesto que si lo hacemos aumentará la fricción al soltar el pedal de embrague. Tampoco debemos acelerar demasiado poco, ya que el esfuerzo del motor para arrancar con el ralentí puede implicar vibraciones nocivas para la vida del motor.

    Si la pendiente es muy pronunciada el coche se puede desplazar hacia atrás, y si no coordinamos bien los movimientos podríamos calar el motor con facilidad o bien forzar el embrague de manera innecesaria.

     

    Si quieres saber más sobre conducir seguro, conectado y con todas las comodidades puedes visitar nuestra sección de consejos y mecánica  de nuestro blog.

    También puedes descubrir todas nuestras ofertas en vehículos nuevos, km0 y ocasión en www.drivim.com 

     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Aprovecha nuestras ofertas excepcionales

    Cada semana actualizamos los precios de todo nuestro stock.